Bienvenido a FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL

Buscar   en  

 PAGINA DE INICIO  

Contenido


AGENDA
En este momento no existe contenido para este bloque.

Busqueda



Lo mas leido
Hoy aún no hay una Gran Historia.

  
INFORME DE LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS/AS DE LA RASD DE ÁLAVA.
CONTRIBUCIÓN AL EXAMEN PERIÓDICO UNIVERSAL



1

De: Asociación de Amigos/as de la RASD de Álava

A: OHCHR Civil Society Unit

CONTRIBUCIÓN AL EXAMEN PERIÓDICO UNIVERSAL

De acuerdo con la Resolución 5/1, de 18 de junio de 2007, del Consejo de Derechos

Humanos

MARRUECOS

SITUACIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN LOS TERRITORIOS

OCUPADOS DEL SAHARA OCCIDENTAL

ESTATUTO JURÍDICO DEL SAHARA OCCIDENTAL

A la luz del desarrollo y el contenido del Derecho Internacional contemporáneo, y de

acuerdo con los criterios establecidos y reconocidos por diversos órganos

convencionales de Naciones Unidas, respecto al estatuto jurídico del Sahara Occidental

queda hoy patente que:

El Sahara Occidental es un territorio no autónomo, pendiente de descolonización. El
Tribunal Internacional de Justicia, en su opinión consultiva de octubre de 1975,

consideró aplicable la Resolución 1514 (XV) a la descolonización del territorio y, en

particular, “el principio de autodeterminación, mediante la expresión libre y auténtica de

la voluntad del pueblo saharaui”.

El territorio del Sahara Occidental posee, en virtud de la Resolución 2625 (XXV), una

condición jurídica distinta y separada del de la potencia que lo ocupa, no pudiendo
considerarse en ningún caso parte integrante del territorio marroquí.

Marruecos no es la Potencia Administradora. “El Acuerdo de Madrid (de 14 de
noviembre de 1975) no transfirió la soberanía sobre el territorio ni confirió a ninguno de

los signatarios la condición de Potencia administradora, condición que España, por sí

sola, no podía haber transferido unilateralmente. La transferencia de la autoridad

administrativa sobre el Territorio a Marruecos y Mauritania en 1975 no afectó la

condición internacional del Sahara Occidental como Territorio no autónomo” (Informe

de Hans Corell, Asesor Jurídico de las Naciones Unidas, de 29 de enero de 2002).

Marruecos es la Potencia Ocupante, con un estatus similar al de Israel en los
territorios ocupados palestinos, como afirman entre otras las Resoluciones 379 (1975) y

380 (1975) del Consejo de Seguridad, la Resolución 34/37 de la Asamblea General (por

medio de la cual ésta “deplora profundamente la agravación de la situación, como

consecuencia de la persistente ocupación del Sahara Occidental por Marruecos”), el

Dictamen del Tribunal Internacional de Justicia de 1975, o la Resolución 12 (XXXVII)

de la Comisión de Derechos Humanos (la cual “deplora la persistente ocupación del

Sahara Occidental por Marruecos”).

2

Marruecos mantiene una situación de violación permanente del DerechoInternacional, ya que la Resolución 2625 (XXV) establece que no se reconocerá como
legal ninguna adquisición territorial derivada de la amenaza o el uso de la fuerza.

El mantenimiento de la ocupación por la fuerza del territorio del Sahara Occidental

constituye, además, una violación manifiesta de los derechos humanosfundamentales y del derecho del pueblo saharaui a su libre determinación, de
conformidad con los Pactos Internacionales de Derechos Humanos de 1966 y la Carta

de las Naciones Unidas.

OBLIGACIONES Y COMPROMISOS INTERNACIONALES DE MARRUECOS

Marruecos ha firmado y ratificado los siguientes tratados internacionales sobre
derechos humanos:

�� Convención sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial
de 1965.

�� Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966.

�� Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966.

�� Convención sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la
Mujer de 1979.

�� Convención contra la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos y Degradantes
de 1984.

�� Convención de Derechos del Niño de 1989; y sus Protocolos Facultativos sobre
la participación de los menores en conflictos armados y sobre prostitución y

pornografía infantil del año 2000.

�� Convención de Derechos de Todos los Trabajadores Migrantes y de sus
Familiares de 1990.

En su condición de Estado parte, Marruecos ha de cumplir con todas las obligaciones

dimanantes de tales compromisos. Igual vigor jurídico contienen las reglas de iuscogens del Derecho consuetudinario sobre derechos humanos, como, entre otras, la que
consideran el genocidio como un crimen que arremete contra toda la humanidad y frente

a cuya comisión debe actuar la comunidad internacional en su conjunto.

Igualmente, el Reino de Marruecos ha de cumplir de buena fe con el buen

funcionamiento de todos los mecanismos extraconvencionales de protección de los
derechos humanos de las Naciones Unidas en coordinación con el Alto Comisionado de

Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Asimismo, en tanto que potencia ocupante del territorio del Sahara Occidental,

Marruecos ha de respetar los cánones marcados por el Derecho InternacionalHumanitario tanto convencional como consuetudinario.
Finalmente, debido a su condición de miembro del Consejo de Derechos Humanos

desde la constitución de este órgano (julio de 2006) hasta junio de 2007, Marruecos

debe cumplir y responder por el incumplimiento de los compromisos voluntarios

asumidos para el desempeño de tal responsabilidad.

3

LA LUCHA CONTRA LA IMPUNIDAD DE LOS RESPONSABLES DE LOS

CRÍMENES COMETIDOS DURANTE LA OCUPACIÓN DEL TERRITORIO

Un conjunto de ciudadanos saharauis presentaron el 14 de septiembre de 2006 ante la

Audiencia Nacional española una querella (ANEXO 1) contra los responsables

marroquíes de las violaciones masivas y sistemáticas sufridas por la población desde

1975 hasta la actualidad en aplicación del principio de justicia universal (reconocido en

el artículo 23.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial). El 29 de octubre de 2007, el

Magistrado-Juez Central de Instrucción Baltasar Garzón admitió a trámite la querella y

decidió incoar diligencias previas (ANEXO 1).

En efecto, tras la ocupación del territorio por la “Marcha Verde” las tropas marroquíes

arrasaron campamentos saharauis, torturaron, violaron, asesinaron e hicieron

desaparecer a miles de saharauis, provocando el éxodo del territorio de 40000 civiles, en

su mayoría ancianos, mujeres y niños, que fueron objeto de sistemáticos bombardeos

por la aviación marroquí.

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (Observaciones Finales sobre

Marruecos, 5 de noviembre de 2004, referencia ONU: CCPR/CO/82/MAR) reiteró su

preocupación porque los responsables de estas violaciones no hubieran sido juzgados y

castigados, y recomendó que Marruecos procediera a identificarlos, juzgarlos y

castigarlos.

Los hechos denunciados en la querella son constitutivos de los siguientes delitos:

�� Delito de genocidio (artículo 607.1 del Código Penal español). La relación de
los hechos acredita que los autores de la persecución y agresión a la población

saharaui en las zonas ocupadas tenían un solo objetivo: la eliminación total o

parcial de este grupo étnico.

�� Numerosos delitos de detención ilegal y secuestro de saharauis (artículos 163,
166 y 167 del Código Penal), sin que de una parte muy importante de ellos se

conozca su paradero.

�� Numerosos delitos de tortura (artículo 174 del Código Penal).

�� Crímenes contra la Humanidad (artículo 607 bis del Código Penal). Las
desapariciones forzosas y las torturas, cuando son cometidas en un contexto

masivo y sistemático, como en el caso del Sahara Occidental, se incardinan

dentro del tipo específico de crímenes contra la Humanidad.

PRINCIPALES PATRONES DE LAS VIOLACIONES DE DERECHOS

HUMANOS EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS DEL SAHARA

OCCIDENTAL

Una de las denuncias más reiteradas por parte de organizaciones de defensa de los

derechos humanos en el Sahara Occidental, confirmada por diversas organizaciones

internacionales que han visitado la zona, es la restricción preocupantemente habitual
de movimientos, con el consabido perjuicio a derechos humanos básicos como el

derecho de reunión y de asociación, así como del derecho a la libertad de

expresión
.
4

Según los informes, las autoridades marroquíes recurren con frecuencia a acciones

intimidatorias, llegando incluso a clausurar algunas sedes de organizaciones de derechos

humanos, o a retirar los pasaportes de activistas saharauis que tenían pensado salir de

los territorios para participar en foros internacionales precisamente con la intención de

denunciar la grave situación de los derechos humanos en la región.

Además de ser motivo de preocupación para el Comité de Derechos Humanos de las

Naciones Unidas y el mismo Alto Comisionado de los Derechos Humanos, como ya ha

sido manifestado en varios informes de estos órganos, este extremo ha sido también

denunciado por organizaciones como Front Line (“Front Line Western Sahara Mission

report”, de mayo de 2006, ANEXO 2).

Una muestra adicional del deterioro del libre ejercicio de la labor de los defensores y

defensoras de derechos humanos es el memorando del colectivo de defensores de los

derechos humanos saharauis “Territorio del Sahara Occidental bajo ocupación

marroquí”, del año 2003 (ANEXO 2).

Informes de organizaciones internacionales de derechos humanos de gran credibilidad

como Human Rights Watch o Amnistía Internacional han subrayado con firmeza la

vulneración del derecho al debido proceso en múltiples procesos judiciales a
activistas saharauis en el Sahara Occidental.

Esta es una cuestión que también ha sido objeto de análisis por el propio Comité de

Derechos Humanos de las Naciones Unidas, así como por el Comité Contra la Tortura,

en sucesivas Observaciones Finales sobre el Reino marroquí. También el Consejo

General de la Abogacía Española ha realizado una intensa labor de supervisión por

medio del envío de observadores internacionales a diversas vistas judiciales.

El pasado 11 de octubre, Amnistía Internacional emitió una declaración pública por

medio de la cual mostraba su preocupación por la posibilidad de que se impongan

nuevas penas de prisión a dos defensores saharauis de derechos humanos, Brahim

Sabbar y Ahmed Sbai, acusados de “ofender a los jueces” por cantar consignas en

defensa de la autodeterminación del pueblo saharaui. La organización considera que los

dos defensores podrían ser presos de conciencia, encarcelados por llevar a cabo

actividades pacíficas en defensa de los derechos humanos y del derecho del pueblo

saharaui a la libre determinación (Declaración pública de Amnista Internacional:

“Marruecos y el Sahara Occidental: Posible pena adicional de prisión para dos

defensores saharauis de derechos humanos”, 11 de octubre de 2007, índice AI: MDE

29/011/2007, ANEXO 2).

Un tercer patrón de abusos contra los derechos humanos es el de las torturas,detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas, las cuales constituyen atentados
gravísimos contra la dignidad humana, constitutivos en algunas circunstancias incluso

de delitos como genocidio y crímenes contra la humanidad, como se desprende de la

querella interpuesta ante la Audiencia Nacional.

Tanto el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas como el

Comité Contra la Tortura han prestado una atención especial a esta realidad en sus

informes. Asimismo, se observan denuncias en la misma dirección en investigaciones

5

de organizaciones como Freedom House y, una vez más, Amnistía Internacional y

Human Rights Watch.

Precisamente algunos informes denuncian las detenciones cometidas en diversas

ciudades de los Territorios Ocupados del Sahara Occidental tras la última misión

realizada por un equipo de investigación de Human Rights Watch, a principios del

presente mes de noviembre. Junto a otras personas, el pasado 9 de noviembre, Gleina

Burhah, que dos días antes había transmitido su testimonio a la delegación de la

organización internacional en su visita a El Aaiun, fue detenida bajo palizas y trasladada

a la comisaría de la policía judicial (Poemario por un Sahara Libre, ANEXO 2).

Especialmente ilustrativos son algunos de los testimonios rompedores dados por varios

defensores de derechos humanos durante la sesión del Consejo de Derechos Humanos

de Naciones Unidas del pasado mes de septiembre. Una recopilación de sus palabras

puede encontrarse en el último número de la revista “Nouvelles Sahraouies” (nº 125,

octubre de 2007, ANEXO 2).

Finalmente, pero no por ello menos gravoso para sus víctimas, un último eslabón de

abusos de los derechos humanos de los saharauis y del pueblo saharaui en su conjunto

es el expolio de sus recursos naturales, fruto de una política constante ejercida por
Marruecos desde los inicios de la ocupación y que no hubiera sido posible sin la

aquiescencia y en ocasiones la participación activa de terceros países como España,

organizaciones internacionales como la Unión Europea, y numerosas empresas

trasnacionales con intereses económicos en la zona.

Durante los últimos treinta años, la ruptura del principio de “soberanía permanente de

sobre los recursos naturales”, reconocido en las Resoluciones 1803 (XVII), 3201 (S-VI)

y 3281 (XXIX) de la Asamblea General, así como en los artículos 1.2 de los Pactos

Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, y Económicos, Sociales y Culturales de

1966, ha venido realizándose por medio de acuerdos bilaterales entre Marruecos y

Estados extranjeros o compañías privadas internacionales.

Entre las diversas fórmulas de usurpación son destacables los pactos de concesión de

explotación de los bancos de pesca de las costas saharauis (como es el caso del Acuerdo

de Pesca entre la Unión Europea y Marruecos de julio de 2005) y de prospección de

hidrocarburos (dos ejemplos son especialmente reseñables ya que dieron lugar al

conocido Informe de 29 de enero de 2002 del Asesor Jurídico de las Naciones Unidas,

Hans Corell: la compañía estadounidense Kerr-McGee y la francesa Total-Fina-Elf) y

fosfatos en el territorio. En ninguno de estos casos se ha solicitado la participación de

los legítimos representantes del pueblo del Sahara Occidental.

Vitoria – Gasteiz, 19 de noviembre de 2007

Asociación de Amigos/as de la República Árabe Saharaui Democrática de Álava

(País Vasco, España)

Con la asistencia técnica de:

Dr. Juan Soroeta Liceras, Profesor Titular de Derecho Internacional Público de la

Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea










FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL

Publicado en: 2008-04-04 (1145 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Fundacion Sahara Occidental


Con la colaboración de: 

Fundacion Sahara Occidental Fundacion Sahara Occidental

 FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL


Creative 		                      Commons License
Los contenidos de esta web están sujetos a una licencia de Creative Commons.
Página Generada en: 0.04 Segundos