Bienvenido a FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL

Buscar   en  

 PAGINA DE INICIO  

Contenido


AGENDA
En este momento no existe contenido para este bloque.

Busqueda



Lo mas leido
Hoy aún no hay una Gran Historia.

  
Informe sobre el desmantelamiento del Campamento de Gdeim Izik. Codapso
CAMPAMENTO DE GDEIM IZIK: LAS CAUSAS, LOS HECHOS Y LAS CONSECUENCIAS



Prólogo :

En primer lugar : El campamento de Gdeim Izik:

1) Las circunstancias de la creación del campamento:
2) Diálogo entre el Comité de negociación y las autoridades marroquíes:
3) Medidas agresivas que han acompañado el campamento:
4) El desmantelamiento:

En segundo lugar: Los acontecimientos del 08 de Noviembre de 2010 en la ciudad de El Aaiún :

1) 08 de Noviembre de 2010: Por la mañana:
2) 08 Noviembre de 2010: Por la tarde:

En tercer lugar: Las violaciones de derechos humanos por parte de Marruecos: durante y después del desmantelamiento:

1) La violación del derecho a la vida:
2) El uso de armas de fuego y munición real:
3) Los secuestros y las detenciones:
4) Introducción ante los tribunales y reenvío a las prisiones:
5) La práctica de torturas y malos tratos:
6) Las redadas en las viviendas y los daños a la propiedad privada:
7) La orientación de los militantes saharauis por los derechos humanos.
8) El acceso restringido a la información y la prohibición de observadores internacionales :

IV: Conclusiones :
V: Recomendaciones :
VI: Anexos :


Prólogo:

Desde el 31 de Octubre de 1975, los saharauis de las zonas ocupadas por Maruecos del territorio del Sahara Occidental viven la privación de sus derechos legítimos garantizados por todas las convenciones internacionales sobre derechos humanos. Esta privación surge principalmente del hecho de que al pueblo saharaui no se le permita ejercer su derecho inalienable a la libre autodeterminación, lo que se refleja en los demás derechos, tanto económicos como sociales. En este informe se abordarán algunas de estas formas de privación.

Si los instrumentos internacionales son claros en los derechos prioritarios de los pueblos no autónomos, en particular la declaración relativa a los territorios no autónomos en la Carta de las Naciones Unidas en sus artículos 731 y 742, así como la Convención de Ginebra en cuanto a la protección de personas civiles en tiempos de guerra3, el Reino de Marruecos ha llevado a cabo, desde que asumió el control de esta región, una política de saqueo de los recursos naturales, en particular del fosfato, de la pesca, de la arena y de otros… como política de base, en vez de acatar las exigencias del derecho internacional en este ámbito ofreciendo oportunidades a los saharauis para que puedan beneficiarse de sus riquezas y proporcionarles todos sus derechos: alojamiento, empleo, educación, salud,…etc.

De la misma manera, Marruecos ha continuado su política de camuflaje, disfrazando las fachadas de las ciudades mediante el desarrollo urbanístico con el fin de comercializar e internacionalizar su imagen de inversión en la zona, y de legitimizar su propaganda para justificar su control, en lugar de la creación de infraestructuras y de la gestión de instalaciones que permitan a los ciudadanos saharauis obtener beneficio.

Las ciudades de la región sufren la falta de instalaciones públicas mínimas necesarias para la vida cotidiana de los saharauis, tales como:

• Las universidades, los establecimientos escolares, los institutos, las escuelas especializadas, los centros de formación, las bibliotecas, etc., que garanticen un cierto nivel de educación.
• Las infraestructuras, en las avenidas, los carriles, los lugares públicos, los espacios verdes y canales de drenaje... etc.
• Los servicios administrativos que los ciudadanos necesitan en todos los ámbitos de la vida.
• Los barrios y las urbanizaciones residenciales que puedan satisfacer las necesidades de vivienda y estabilidad de los ciudadanos saharauis.

En la práctica, el Estado marroquí ha transformado la región en una zona militar de alta seguridad, en cuyo suelo se extienden cerca de un cuarto de millón de soldados, decenas de miles de agentes de seguridad y miembros del servicio secreto, miles de ellos concentrados en la ciudad de El Aaiun, hecho que va más allá de lo que existe en una ciudad como Casablanca, la capital económica de Marruecos, habitada por más de cinco millones de ciudadanos. Cabe mencionar, además, la inyección de cientos de miles de colonos, cuya finalidad es la de cambiar el mapa demográfico de la región, y de debilitar la identidad saharaui, porque la zona se considera un espacio fértil para eliminar todo individuo indeseable de las ciudades marroquíes y empujarles a la inmigración a través de incentivos y promoción en todos los sectores, cualquiera que sea: económico, social y administrativo, sin mencionar la transferencia de los beneficios de los recursos naturales del territorio hacia el interior de Marruecos, que se consideran como una solución para el desarrollo de su frágil economía, que se beneficia básicamente de los recursos minerales de la región y de su pesca.

Éste método de saqueo y de colonización ha impactado en la vida de la población local, que se halla vulnerable ante las políticas de exclusión, empobrecimiento, de hambre y abandono, lo que lleva a consideraciones negativas en lo que se refiere a medios de subsistencia, empleos, ingresos, salud y al poder adquisitivo, incitando a los saharauis, desde la ocupación marroquí, a adoptar formas de protesta con el objetivo de reivindicar sus derechos legítimos. Estas formas de protesta, como manifestaciones, marchas pacíficas y huelgas de hambre, se han enfrentado a la habitual indiferencia, a la marginación o a las promesas vacías, son contrarrestadas por la política proactiva de seguridad, basada en la agresión y la detención. Esto ha conducido a los manifestantes, en los últimos años, a idear nuevas formas de protesta que puedan presionar al Estado marroquí a satisfacer sus demandas. Los saharauis han encontrado una nueva manera a finales del año pasado, que consiste en el éxodo masivo y voluntario desde las ciudades del Sahara hacia lugares del desierto, libres fuera de las órbitas urbanas de las ciudades para permanecer allí en los campamentos que se construyen específicamente para protestar de una manera civilizada, debido a la privación del derecho a reunión, de manifestación pacífica y de asociación a través de los cuales pueden organizarse para defender estos derechos legítimos para el desarrollo político, social y económico, después del cerco de seguridad marroquí a todas las ciudades de la zona.

En primer lugar: Las circunstancias de la creación del campamento:
1- La creación:
Desde Agosto de 2010, muchos saharauis establecen decenas de tiendas de campaña en diferentes regiones fuera de la órbita urbana de la ciudad de El Aaiun, Smara, el puerto de El Aaiun (Marsa), Dajla y Bujador en el Sahara Occidental, como expresión de absoluto rechazo a la política marroquí de empobrecimiento y saqueo de su tierra y para protestar contra las duras condiciones de vida y exigir sus legítimos derechos garantizados por todas las convenciones internacionales, en particular el Pacto Internacional relativo a los derechos económicos, sociales y culturales4. En paralelo a estos hechos, las autoridades marroquíes, con todas sus fuerzas militares y policiales, han trabajado para desmantelar y acabar con todas las tentativas embrionarias de los campamentos que se estaban formando en las diferentes ciudades de la región (al norte de El Aaiun, Smara, el puerto (Marsa), Dajla y Bujador), y en todos los casos, estas intervenciones se han caracterizado por el uso excesivo de la fuerza.
El 10 de Octubre del mismo año, cientos de saharauis tuvieron éxito al formar un campamento en la zona de Gdeim Izik, a 12 km al este de la ciudad de El Aaiun, en dirección a la ciudad de Smara, con unas trescientas personas, divididas en un centenar de haimas, tan solo en los dos primeros días. El número de saharauis fue creciendo con el paso de los días debido la negativa de las autoridades marroquíes ante las exigencias de los manifestantes. El número de manifestante ascendió a varios miles, según los testimonios recogidos por Codapso en el campamento, hasta alcanzar los 24000, repartidos en unas 7000 haimas. Gente de todas las edades y de todos los grupos, afectados por las políticas marroquíes de marginación y hambre. Cabe señalar que todas las personas entrevistadas por Codapso coinciden en la capacidad de organización, en la seguridad, en la buena conducta y la legitimidad, la representatividad y el respeto del que gozan los miembros de la organización del campamento, lo que contradice categóricamente las alegaciones del Estado marroquí en lo que concierne a la detención de los miembros de los comités organizativos, según el cual, éstos estarían manteniendo a los manifestantes como rehenes, contra su voluntad. A pesar de los diversos testimonios de saharauis registrados, tanto dentro como fuera del campamento, durante el tiempo que logró mantenerse la protesta, jamás encontramos ningún indicio de este argumento esgrimido por Marruecos.

2- Diálogo entre el Comité de negociación y las autoridades marroquíes:
14 de Octubre de 2010: Tras cuatro días de la creación del campamento, tuvo lugar el primer encuentro de una serie de negociaciones entre el comité de diálogo (compuesto por nueve miembros) y las autoridades marroquíes representadas por una misión oficial de la Wilaya de El Aaiun. Estos diálogos, que se prolongaron durante varios días, se caracterizaron por la falta de responsabilidad y de profesionalidad de las autoridades marroquíes en el trato de las demandas de los manifestantes. La dilación y las promesas vacías y sin garantías, como de costumbre, que podrían contribuir a poner fin a la protesta, crearon un clima de desconfianza.
21 de Octubre de 2010: Un nuevo episodio de negociación comenzó entre los portavoces del campamento y tres altos responsables del ministerio del Interior marroquí (tres Walys: Brahim Boufousse, Mohamed Tricha y Mohamed Librahimi), que tampoco condujeron a nada, pues los tres Walys se regían por la misma lógica: promesas vacías y sin garantías para resolver las reivindicaciones.
26 de Octubre de 2010: Se reanuda el diálogo entre el Comité y los tres altos responsables marroquíes, en donde acordaron hacer un censo de los insurgentes como preludio de una solución integral.

28 de Octubre de 2010: Las autoridades marroquíes dieron su primer paso inesperado, a través de la distribución de ayudas para las viudas y de cartas de promoción nacional (tipo de ayuda social en Marruecos) para los jóvenes que no tengan ninguna relación con el campamento, bajo una amplia cobertura mediática.
2 de Noviembre de 2010: El Comité de Diálogo difundió un comunicado en el que lamenta y condena las prácticas no profesionales de las autoridades marroquíes4, y confirma su rechazo a las falsas soluciones diseñadas para camuflar la realidad y para provocar la discordia en el campamento y acabar así con él. Esto creó un ambiente de desconfianza contra los tres altos negociadores marroquíes, situación que contribuyó al término del diálogo entre las dos partes.
-El comienzo de una nueva ronda de diálogo el mismo día, pero esta vez entre el ministro del Interior marroquí, el señor Tayeb Cherkaoui, y los miembros del Comité de diálogo.
5 y 6 de Noviembre de 2010: Las autoridades establecen varias haimas en la periferia del campamento con el fin de identificar las reivindicaciones, con el objetivo de reanudar las negociaciones la mañana del 8 de Noviembre.

3- Las medidas agresivas que acompañaron al campamento:
Desde el primer día de la creación del campamento, el 10 de Octubre, las fuerzas de seguridad han tenido una fuerte presencia en la forma que Marruecos ha tenido de tratar esta forma única de protesta. Varios helicópteros militares sobrevolaban constantemente el campamento y diferentes controles establecidos a lo largo de la carretera, entre la ciudad y el campamento, restringían la libertad de circulación y en ellos se interrogaba a la gente que iba o venía del campamento.
14 de Octubre de 2010: La gendarmería real marroquí impone un estado de sitio sobre el campamento y altos funcionarios presentes en este dispositivo amenazan a los manifestantes saharauis, comunicándoles la obligación de abandonar y evacuar el campamento.
16 de Octubre de 2010: Dos altos funcionarios de la gendarmería real marroquí, el coronel Abdel Rahman El-Wazna y el coronel Nour Al-Yakin Abdel Rahim, intentaron acceder al interior del campamento por la noche, acompañados por miembros del mismo cuerpo. La reacción por parte de los habitantes fue de pánico, especialmente entre las mujeres y los niños. Como resultado hubo varios casos de síncope y un aborto involuntario por parte de la señora Belkadi à Lalla Oum Lakhot.
19 de Octubre de 2010: El ejército y la gendarmería marroquí comenzaron una amplia campaña de persecución de coches, cisternas de agua de saharauis provenientes de El Aaiun. Se les impide el paso al campamento con el objetivo de privar a los insurgentes de toda clase de aprovisionamiento, agua potable, alimentos y sobre todo de leche para los bebés, así como de medicamentos para los enfermos que sufren enfermedades crónicas tales como el asma y la diabetes (privación de insulina y bombonas de oxígeno).
21 de Octubre de 2010: Fortalecimiento del estado de sitio sobre el campamento mediante la adición de otras unidades militares adicionales. El ejército construyó un muro de arena con bulldozers y estacionó vehículos militares alrededor, dejando solamente la carretera de El Aaiun a Smara para acceder al campamento. A la entrada de este último, un verdadero batallón de guerra monta guardia. Todos los cuerpos de seguridad (militares y civiles) tienen presencia: ejército, gendarmería, fuerzas auxiliares, miembros de información general (RG), etc. La tensión es alta y clara a fin de perturbar toda forma de comunicación con el mundo exterior.
22 de Octubre de 2010: Tres miembros del Comité de diálogo, los señores Hussain Zaoui, Daich Daf, y Abdallahy Toubali, son violentamente agredidos por miembros de la gendarmería durante su llegada al campamento, cuando transportaban provisiones y medicamentos. El señor Toubali es trasladado al hospital en un estado preocupante.
23 de Octubre de 2010: El ejército, la gendarmería y las fuerzas auxiliares interceptaron a la entrada este del campamento 15 vehículos (4X4) provenientes de El Aaiun, que transportan saharauis y provisiones. Atacan a los saharauis con piedras y botellas de vidrio vacías y les intimidan disparando al aire, hiriendo a unas 40 personas, además de otros daños materiales (ventanas rotas, ruedas pinchadas …), impidiendo así su entrada.
24 de Octubre de 2010: En un suceso de hechos terribles, elementos de la gendarmería real, hacia las 18:45 Gmt, abrieron fuego real sobre varios jóvenes saharauis a bordo de un "Nissan Patrol", en el punto de entrada al campamento viniendo de El Aaiun, cargados de alimentos y medicamentos que sus familias necesitaban, resultando muerto inmediatamente el niño Najem ELGARHI (14 años) y otros cinco gravemente heridos de bala. Estos son los señores Zubair ELGARHI (hermano del niño muerto), Ahmed Daoudi, Alaoui Laghdaf, Salek Alaoui y Hamadi Hmdeity, que fueron trasladados al hospital Belmehdi de El Aaiun, donde recibieron los primeros auxilios.

Estas son graves violaciones de las normas de Naciones Unidas sobre la utilización de armas de fuego en la zona que afecta a un derecho fundamental reconocido internacionalmente, que es el de la vida. Una seria violación desde el 06 de Septiembre de 1991, fecha del alto al fuego entre las dos partes, el Frente Polisario y el Reino de Marruecos.

25 de Octubre de 2010: Los cinco heridos son trasladados al tercer hospital militar (3éme HCA) en la misma ciudad. Cientos de elementos de seguridad impiden a sus familiares visitarles e incluso conocer su estado.

27 de Octubre de 2010: Las autoridades marroquíes enterraron los restos del niño Najem ELGARHI en plena noche, sin la presencia de su familia. Esto causó el descontento entre los miembros de su familia, que afirmaban no haber visto el cuerpo de Najem desde su asesinato y además exigieron la abertura de una investigación independiente sobre las circunstancias de su muerte y en las que su hermano Zubair fue herido. El mismo día, las autoridades marroquíes impiden viajar a El Aaiun desde Casablanca a un equipo de periodistas del tercer canal español.

28 de Octubre de 2010: Marruecos volvió a impedir a un grupo de periodistas españoles, acreditados en Rabat, dirigirse a El Aaiun. Son un grupo de corresponsales de La agencia EFE, Radio Cadena sur, La agencia Europa Press y el periódico El Mundo, que fueron sorprendidos por la anulación de sus viajes, a pesar de tener los billetes de avión para viajar de Casablanca a El Aaiun.

30 de Octubre de 2010: Hamadi Hmdeity, Alaoui Salek y Zubair ELGARHI son presentados ante el procurador del rey, que decide enviar a Alaoui y a Hmdeity a la cárcel, al tiempo que hace volver a Zubair al hospital militar debido a su mal estado (recibió dos balazos en su pierna derecha).

31 de Octubre de 2010: Las autoridades marroquíes impidieron la entrada a El Aaiun al presidente de la Federación de la Juventud del Mundo Democrático, el señor Tiago Vieira (nacionalidad portuguesa), tras llegar al aeropuerto de la ciudad. El mismo día, las autoridades interceptan un barco español que transporta militantes españoles solidarios con los insurgentes de Gdeim Izik.

03 de Noviembre de 2010: Las autoridades impiden bajar del avión que les transportaba a siete observadores internacionales en el aeropuerto de El Aaiun, debido a su intención de visitar a los insurgentes saharauis en el campamento Gdeim Izik.

06 de Noviembre de 2010: Las autoridades detienen durante más de 18 horas en el aeropuerto de Casablanca a tres parlamentarios españoles y un miembro de una asociación vasca que se dirigían a El Aaiun. Ellos son la señora Nirea Antilla, parlamentaria del País Vasco por el Partido Nacionalista Vasco, el señor Michael Basabi la señora Nikany Pérez del Partido Aralar del Parlamento navarro, en el norte de España y la señora Olaya Sagredo, miembro de la asociación vasca « Aretxebeleta ».

07 de Noviembre de 2010: Por la mañana llegan refuerzos militares y de seguridad hacia el campamento, en donde los testigos vieron varios vehículos transportando personal de seguridad armados con porras, cascos y armas de fuego moviéndose hacia el campamento, lo que daba una idea del enfoque que estaba dando Marruecos al desmantelamiento, a través de la fuerza. También se vieron llegar a la zona decenas de ambulancias y de camiones de bomberos, que reforzaban esta hipótesis.

- El mismo día los servicios de seguridad cortaron todos los accesos y los caminos que llevaban al campamento, lo cual hizo sospechar a la gente de la ciudad que sus familiares del campamento podrían estar a punto de sufrir abusos. Este hecho, sumado a la pérdida de todo contacto con sus familiares por el corte de comunicaciones con la región de Gdeim Izik, empujó a decenas de ciudadanos a reunirse en la entrada principal de El Aaiun, en la Avenida de Smara, con la intención de desbloquear el cerco sobre los insurgentes. Esta acción fue contrarrestada por la violenta intervención de los servicios de seguridad para dispersar a la multitud, lo que dejó varios heridos entre los manifestantes. El herido más grave fue un miembro del Comité de diálogo, el señor Abdallahi Toubali, que tuvo que ser trasladado en estado crítico al hospital, tras ser atropellado por un coche militar, antes de que los enfrentamientos se extendieran a otros barrios (Al-Raha, Al-Amal, Al-awda, Al-wifak ...).

- El mismo día, las autoridades marroquíes impiden al diputado europeo, el señor Willy Meyer, y a tres periodistas españoles, bajar del avión en el aeropuerto de El Aaiun, de la misma manera que se impidió al diputado francés, el señor Jean-Paul Lecoq, salir hacia El Aaiun desde el aeropuerto de Casablanca.

- Hacia las 19H/GMT, los servicios de seguridad marroquíes secuestran al activista saharaui de derechos humanos, el señor Asfari Naama, en la casa del ciudadano Nasser Salmani, en El Aaiun. Tras ser torturado, es trasladado a un lugar desconocido.

- 20H/GMT: Tuvo lugar una intervención violenta por parte de los servicios de seguridad marroquíes contra un grupo de decenas de coches saharauis, uno de los cuales transportaba al señor Toubali de regreso del hospital, al tiempo que irrumpen también en su casa.

4- El desmantelamiento:

Todos los insurgentes confirmaron en sus testimonios que las fuerzas de seguridad marroquíes comenzaron el asalto al campamento sobre las 6:30 GMT del lunes 08 de noviembre de 2010. Se despertaron con el ruido de un helicóptero, que generó una atmósfera de pánico entre los manifestantes, cuya gran mayoría dormía cuando el ruido de los helicópteros y los camiones militares se fundía con los altavoces que lanzaban un mensaje incomprensible, sin dejar ninguna posibilidad de evacuar el campamento. ¡¡¡¿¿Cómo un campamento de miles de haimas y de miles de personas que ha precisado todo un mes para formarse iba a ser evacuado en 10 minutos??!!!

Según parece, el uso de los altavoces por parte de las fuerzas asaltantes para informar a los manifestantes de que evacuaran el campamento tenía el objetivo de documentar y demostrar el respeto al procedimiento legal que insta a alertar antes de un asalto militar, aunque la realidad lo contradice categóricamente. En este violento ataque, las tropas marroquíes utilizaron balas de caucho, balas reales, cañones de agua caliente, gas lacrimógeno, porras y piedras. El ataque se encontró con la resistencia por parte de grupos de insurgentes que acudieron en auxilio y para defender a las mujeres, los niños y los ancianos, dejando cientos de víctimas entre las filas de los manifestantes y muertos entre las fuerzas marroquíes. Las autoridades marroquíes confirmaron en sus declaraciones oficiales que sus bajas ascendieron a once personas, una de ellas muerta en el campamento y las demás fallecieron a causa de las graves heridas tras ser trasladadas al hospital.

En lo que concierne a las circunstancias de esta intervención, el comité ha tomado varios testimonios de diferentes manifestantes que se encontraban presentes en el momento del asalto al campamento, que son:

- La señora Lalla Khadija Jwamai (58 años), divorciada y madre de cinco hijos: " Estaba sentada en mi haima después del rezo. De repente, me sorprenden las voces incomprensibles que salen de un altavoz y el sonido de un helicóptero muy cerca de mi haima. El ruido de balas, de camiones y de helicópteros desató el pánico. En seguida despierto a mi hija y a mis niños, y en el momento en el que salimos de la haima, comenzamos a recibir porrazos, pedradas y gases lacrimógenos. A continuación, empiezan a cortar las cuerdas de mi haima. La situación fue espantosa. Todo el mundo corría en diferentes direcciones debido al bárbaro ataque y al uso de granadas lacrimógenas y cañones de agua caliente...”

- El señor. M-S-D (abreviatura de su nombre, que nos pidió no publicarlo por motivos de seguridad) (57 años) casado y padre de tres chicos: «Me desperté en ese momento, tras escuchar el zumbido del helicóptero. Salí corriendo de mi haima. Escuché el mensaje de los altavoces que ordenaba a los insurgentes abandonar inmediatamente el campamento. Volví a mi tienda, desperté a mi mujer y a mis dos hijos. En cuanto salimos fuimos sorprendidos por militares y gendarmes, huí llevándome a mis hijos, no sabía dónde estaba mi mujer y mí otro hijo. Fue horrible. Ni siquiera le ofrecieron a la gente la posibilidad de salir del campamento. Golpeaban a todo el mundo, incluso escuché disparos.

- Mme Khadijato Lamaadal, viuda (50 años): «Fui sorprendida por las voces y los zumbidos de los helicópteros, camiones, aullidos de soldados y personas que gritaban. No pasó mucho tiempo antes de que los miembros de seguridad comenzaran a cortar las cuerdas de mi haima y la desgarraran. Me escapé con los otros mientras nos insultaban y nos tiraban piedras. Estuve a punto de desmayarme por respirar los gases lacrimógenos. Corrí con la multitud hacia la ciudad. La atmósfera era realmente terrible. Me giré y vi a los soldados prendiendo fuego a nuestras haimas. Todos nuestros bienes y nuestra documentación se quemaron allí."

- La señora Salka El-Bailal (34 años) casada y madre de tres hijos: «Estaba durmiendo en el momento del ataque, cuando mi marido me despertó muy nervioso. Cogí a mis niños y salí de la tienda corriendo. La situación era terrible debido a los cañones de agua caliente, los gases lacrimógenos y las haimas ardiendo. Vi a las fuerzas de seguridad amontonar a los insurgentes, fue un verdadero infierno. Entonces, mi marido y yo corrimos sin saber en qué dirección ir, como todo el mundo. Nuestros hijos lloraban de angustia. Por el camino encontramos a un anciano tirado en el suelo, sangrando. A su lado, un niño lloraba. No sé qué les pasó después..."

Según todos los testimonios de insurgentes recogidos por el comité, se deduce claramente que el Estado marroquí tenía la intención y la premeditación de desmantelar el campamento por la fuerza. Creó las circunstancias adecuadas para llevar a cabo esta agresión horrible impidiendo la presencia de observadores internacionales y la prensa en el campamento o en la ciudad de El Aaiun con el objetivo de eliminar cualquier testimonio neutro. De la misma manera, saboteó cualquier acuerdo posible entre el ministro del Interior y el comité de diálogo durante las negociaciones concernientes a las demandas de los insurgentes, además de criminalizar a los portavoces del campamento e imputarles diferentes delitos.

En segundo lugar: los acontecimientos del 08 de Noviembre de 2010 en la ciudad de El Aaiun:

1) 08 de Noviembre de 2010: por la mañana:

Desde el comienzo del asalto al campamento por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes, miles de manifestantes saharauis enojados salieron a las calles, ignorando toda noticia sobre la suerte de sus parientes al haber perdido el contacto con el campamento. En El Aaiun, las manifestaciones se suceden en los diferentes barrios, especialmente aquéllos en donde la presencia de saharauis es mayor. Los manifestantes prenden fuego a neumáticos y levantan barricadas con piedras y bloques de hormigón. Cabe señalar que estas manifestaciones se caracterizaron por levantar la bandera del Frente Polisario, coreando consignas en favor de la independencia y el derecho a la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental.

El Comité también registró los ataques a comercios, instituciones públicas, servicios administrativos y sucursales bancarias por parte de los manifestantes encolerizados, rompiendo y quemando dichos establecimientos. Como se ha señalado, en diversas ocasiones, los manifestantes descargaron su ira atacando servicios y organismos que tenían relación con el Estado marroquí, sobre todo tras la llegada de los primeros insurgentes, a través de los cuales pudieron saber los horrores y las atrocidades del ataque y el número de víctimas entre sus filas, además de la imposibilidad de saber la suerte de las personas detenidas o que se quedaron allí.

El Comité constató también la total ausencia de los servicios de seguridad en la ciudad de El Aaiun durante la mañana, lo cual llamó nuestra atención. ¡¡¡¿¿Por qué esa ausencia de seguridad en esa situación??!!!

Tras recibir las noticias del violento desmantelamiento del campamento, cientos de manifestantes salen a la calle en la ciudad de El Marsa (35km al sur de El Aaiun) en solidaridad con los manifestantes de El Aaiun y los insurgentes de Gdeim Izik, lo que desembocó en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y los colonos marroquíes.

2) 08 de Noviembre de 2010: por la tarde:

Las fuerzas de seguridad marroquíes llevaron a cabo una oleada de intervenciones violentas contra los manifestantes en varios barrios de la ciudad, respaldados por helicópteros que llenaron la ciudad de gases lacrimógenos. También se utilizó munición real. La gente escuchó por primera vez disparos en el barrio «Colomina Ards», que dejaron víctimas entre los saharauis. En ese momento, las fuerzas de seguridad ponen en práctica una amplia campaña de secuestros y detenciones arbitrarias contra los saharauis sin excepción. Buscan por las calles y las casas, especialmente en los barrios habitados por los saharauis: (Maatallah, Zemla, Aouda, Raha…). Esa misma noche, el ejército, la policía y las fuerzas auxiliares, en decenas de vehículos proceden a examinar las avenidas de la ciudad, en particular Skikima, Tan Tan, Smara, Ras Al-Khaima. Este dispositivo fue acompañado por cientos de colonos marroquíes que portaban banderas de Marruecos y fotos de su rey, además de diversas armas blancas. Atacaron e incursionaron en las viviendas y tiendas de saharauis, robando sus bienes y quemando sus coches bajo la protección de las fuerzas de seguridad marroquíes.

Hacia las 19 GMT, después de que las fuerzas hayan tomado el control de la ciudad, anunciaron mediante altavoces la prohibición de circulación durante la noche, cuando la ciudad parecía vacía. Durante esta noche tuvieron lugar una serie de detenciones y secuestros a saharauis. El mismo caso sucedió en El Marsa, pero esta vez la operación fue dirigida por la gendarmería real.
En tercer lugar: las violaciones marroquíes de derechos humanos: durante y después del desmantelamiento:

La operación de asalto al campamento, así como los acontecimientos paralelos en la ciudad de El Aaiun y El Marsa se caracterizan por una serie de graves violaciones de derechos humanos, que citamos a continuación.

1) Violación del derecho a la vida5
La manera que Marruecos tuvo de tratar a los insurgentes de Gdeim Izik se saldó, antes del desmantelamiento, con la muerte del niño « Najem El Garhi», tras recibir balazos con munición real. Además, la intervención violenta del ejército durante y después del campamento dejó víctimas en ambos bandos.

8 de Noviembre de 2010: En medio de las protestas que marcaron la ciudad de El Aaiun, un coche de policía atropelló a un joven manifestante saharaui, el señor « Babi El Gargare (36 años) » que murió dos horas más tarde.

12 de Noviembre de 2010: Las autoridades marroquíes anunciaron la muerte de otro saharaui en el hospital militar de El Aaiun, alegando una dificultad aguda para respirar como causa de su muerte durante el desmantelamiento del campamento, el señor «Ibrahim Daoudi (40 años) ».

El joven «Othman Chtouki (27 años)» que estuvo presente durante el desmantelamiento, fue herido de bala en el pecho, tras lo cual pasó 19 días, en compañía de otros cuatro saharauis, en el tercer hospital de El Aaiun, según las declaraciones recogidas por el Comité. Señaló lo siguiente: "tras dos días en el hospital, hemos sido víctimas de humillaciones, tortura y marginación por parte de algunos funcionarios. Las enfermeras estaban presentes mientras un saharaui al que llamaban Daoudi permanecía en nuestra habitación, en estado crítico debido a las torturas, sangraba y era incapaz de hablar ni de moverse, salvo por los signos que hacía con la mano. Por la noche le pusieron un aparato médico. Ya no le veíamos mover nada, ni respirar. Los médicos vinieron, le quitaron el aparato, hablaron sobre su muerte de una manera despectiva. Después le llevaron a la morgue. Estoy seguro de que murió a causa de la hemorragia en el pecho."
Este testimonio del joven Chtouki niega categóricamente las justificaciones de las autoridades marroquíes sobre la muerte accidental.

- Las autoridades marroquíes declararon oficialmente la muerte de diez agentes de los servicios de seguridad durante el desmantelamiento del campamento, y otro miembro de las fuerzas auxiliares durante los sucesos de la ciudad.

2) El uso de armas de fuego y de munición real:

Según los testimonios recogidos por el comité, y mediante la visita por su parte a algunas de las víctimas, dejó en claro el uso de munición de guerra y de goma por parte de todos los cuerpos de la seguridad marroquí, antes, durante y después del desmantelamiento. Esto contradice las diversas declaraciones marroquíes, incluyendo la declaración del ministro del Interior durante la rueda de prensa con el ministro de Exteriores el 16 de Noviembre de 2010, en la que confirmó que las fuerzas de seguridad no dispararon ni una sola bala ni durante ni después del desmantelamiento.

Como todo el mundo sabe, el 24 de Octubre de 2010, la gendarmería marroquí disparó munición real contra el niño Najem El Garhi, en los alrededores del campamento, resultando muerto y dejando cinco heridos graves, que fueron trasladados al hospital militar de El Aaiun en estado crítico.

Después continuó utilizando munición de guerra de nuevo durante el desmantelamiento del campamento. Como prueba de ello está el caso del señor Othman Chtouki, quien recibió un balazo en el pecho, además de Mohamed Al Yadassi, que recibió una bala en la pierna, a parte de otros casos que trataremos en el anexo.

En medio de los acontecimientos que tuvieron lugar en El Aaiun, los servicios de seguridad marroquí comenzaron sus enfrentamientos contra los manifestantes sobre las 13H GMT, en el barrio de "Colomina Ards", dejando numerosas víctimas.

Cabe destacar que debido a las violaciones perpetradas por el Estado marroquí durante y después del desmantelamiento, incluidos los asesinatos, secuestros, detenciones colectivas, por no hablar de los asaltos a viviendas, persecuciones y de la campaña de discriminación por motivos de raza, referida a todos los saharauis, generaron una atmósfera de miedo e intimidación que ha durado varias semanas.

Por todo esto hay muchas víctimas que han huido hacia otros destinos por temor a ser detenidos, sobre todo tras las detenciones de heridos saharauis en hospitales y clínicas privadas, que, además de repercutir negativamente sobre la salud de los heridos, impide tener un registro real y preciso del número exacto de víctimas de los disparos.

3) Secuestros y detenciones6 :

El secuestro es una técnica típica del Estado marroquí a la hora de tratar a los activistas. El secuestro es uno de los crímenes más atroces en los convenios internacionales, que hacen hincapié en el derecho a la vida y a la seguridad personal, porque afectan a la seguridad personal del individuo y porque el secuestrado no conoce su suerte ni el lugar en donde se encuentra, así como a sus captores, y no tiene la posibilidad de comunicarse con su familia ni con el mundo exterior.

- Durante el desmantelamiento del campamento:

Tras el comienzo del desmantelamiento, las autoridades marroquíes pusieron en marcha una amplia campaña de secuestros de saharauis de todas las categorías. Algunos fueron detenidos por la gendarmería, mientras que otros fueron conducidos a lugares desconocidos. Según muchos testimonios recogidos por el Comité, de víctimas de secuestro y algunos detenidos liberados y familiares de algunos detenidos que aún están en prisión, decenas de detenidos y secuestrados fueron golpeados tras su detención en el campamento. Con los ojos vendados y las manos esposadas, fueron conducidos a destinos desconocidos, muchos de los cuales han pasado varios días sin saber dónde estaban ni los responsables de su secuestro. Otros fueron capturados por la gendarmería durante varios días, antes de ser presentados ante el tribunal, después de un largo periodo, que excede el permitido bajo custodia policial en el Código Penal marroquí.

En este contexto, citaremos cuatro casos de secuestro, que se perciben como una señal clara de la prevalencia de esta famosa política sistemática en los servicios de seguridad marroquíes, a pesar de su atrocidad. El ejército y otras facciones de la seguridad, durante el desmantelamiento del campamento, secuestraron al señor "Chtouki Othman" (27 años), que recibió un balazo en la pierna, al señor "Mohamed El-Kamel", con fracturas en el muslo y en la pierna y al señor "Abd El-Fattah Darkaoui", que fue gravemente herido.
Todos fueron llevados al hospital militar del El Aaiun, en donde pasaron 18 días esposados a las camas y sometidos a torturas y malos tratos. Mientras tanto, sus familiares no conocían la suerte de sus parientes, porque las autoridades marroquíes, incluidos los funcionarios del hospital militar, negaron repetidas veces la presencia de los cuatro detenidos en el establecimiento médico, lo que fortaleció la hipótesis de sus familiares de sus muertes durante el desmantelamiento.

También fue secuestrado el menor "Hamad El-Kentaoui" (15 años), durante el desmantelamiento. Se encontraba con su madre y su tía en el momento del violento ataque de las tropas marroquíes aquella mañana. Se vieron obligados a huir junto a otros y a refugiarse en una casa situada en la zona, perteneciente a la familia "Jaaidar".
Las fuerzas marroquíes no tardaron en irrumpir en la vivienda, y no dudaron en atacar y arrestar a todas las personas presentes, incluyendo al propietario de la casa y por supuesto al niño "Hamad El-Kentaoui", que fue separado violentamente de las manos de su madre, agredido verbal y físicamente, antes de ser llevado, con los ojos vendados y las manos esposadas, en un vehículo militar hacia un área remota cerca de "Lemsayed" (18 km), al este de El Aaiun. A continuación fue trasladado a la gendarmería, donde pasó cinco días con otros saharauis. Todos fueron sometidos a diversas formas de tortura psicológica y física. Fue liberado el 12 de Noviembre de 2010, en un estado de salud física y psicológica muy preocupante. Sufre dolores en la cabeza, en la columna vertebral y en las manos.

-Durante y después de los sucesos de El Aaiun:

Después del control ejercido por el ejército y los servicios de seguridad marroquíes en El Aaiun y El Marsa el aquel lunes de noviembre de 2010, estos servicios lanzaron una campaña de detenciones y secuestros, teniendo como objetivo a la población saharaui. En esta operación, los colonos marroquíes tomaron parte en los allanamientos, robos y destrucción de bienes saharauis. El periodo de acción más duro de esta operación fue durante la primera semana, aunque hasta la fecha de este informe continúan las detenciones con menor intensidad que la inicial. Tras el seguimiento que hemos hecho de los sucesos y los diferentes testimonios recogidos, podemos deducir que los diferentes organismos de seguridad marroquí han perpetrado detenciones de manera arbitraria y sin distinción entre los saharauis, y que en estas detenciones han empleado vehículos civiles tales como medios de transporte escolar, coches personales, ambulancias ... Además transformaron algunos servicios administrativos en centros de detención improvisados, como por ejemplo el aeropuerto y los internados.

En el testimonio que la activista saharaui de derechos humanos "Leila Lili" (36 años), detenida el 09 de Noviembre de 2010, dio al Comité, afirmó: "Estaba cruzando la Avenida de Smara, en El Aaiun. De repente, un grupo de policías armados con porras, pistolas y metralletas me detuvieron. Me esposaron, me golpearon e insultaron. Me llevaron a la Casa del Ciudadano (institución pública para el cuidado de niños, ancianos y personas con necesidades especiales, convertido en centro de detención, interrogatorios y torturas durante los sucesos de 08/11/2010) ".

Cabe destacar que muchas personas fueron secuestradas y llevadas con los ojos vendados a destinos desconocidos, sobre todo a zonas fuera de la ciudad y también al aeropuerto de la ciudad, donde miembros de las fuerzas de seguridad se encargaban de interrogarles y de torturarles. A parte de esto, las docenas de personas que fueron detenidas y trasladadas a las comisarías de la policía y de la gendarmería real, pasaron más de dos días encerrados allí (el límite de tiempo bajo custodia que permite el Código Penal marroquí), lo que se considera una violación flagrante de los convenios internacionales y también de la ley marroquí. Se les mantuvo con los ojos vendados en circunstancias muy duras, torturados, incluso muchos de ellos sufriendo de heridas y fracturas, sin recibir ni siquiera los primeros auxilios.

Por su parte, el señor "Haddi Said" (19 años), detenido el 08 de Noviembre de 2010, declaró al Comité lo siguiente: «La policía marroquí me detuvo después de que fuera allanado el domicilio de la familia "Ahl Gachbar" situado en el barrio "Colomina Nueva". La policía, que iba armada con metralletas y pistolas, intimidó a todos los presentes en la casa. Nos vendaron los ojos y nos esposaron, junto a otros seis jóvenes saharauis: Fahd Rguibi (nacionalidad española), Brahim Gachbar, Rachid Chamami, Lahbib Ali Lahmar, Mustapha Laaraj y Mahdi Ismaili. Nos golpearon con porras y empuñaron sus pistolas ante nosotros. Nos condujeron como ganado en un vehículo de policía lleno de otros detenidos saharauis a la jefatura de policía, en donde fuimos sometidos a diferentes formas de tortura.»

En otro testimonio recogido por el Comité, el señor "Saad Zegman" (40 años), detenido el 10 de Noviembre de 2010, declaró lo siguiente: "Estaba con mi familia en el barrio "Al-Awda", cuando la policía irrumpió en nuestra casa. Eran cerca de veinte individuos con metralletas, pistolas y porras. Algunos de ellos llevaban máscaras que cubrían la mitad de sus caras. Apuntaron sus armas contra nosotros, intimidándonos y destrozando todos los bienes de nuestra casa, sin percatarse de la situación de mi mujer, que sufre de insuficiencia cardiaca, ni de los gritos de mis tres niños. Luego me arrastraron fuera y me llevaron a la jefatura de policía, en la que pasé dos días de interrogatorios y de crueles torturas psicológicas y físicas, antes de ser liberado en un estado lamentable».

4) La presentación ante los tribunales y la vuelta a la cárcel7 :

El primer grupo de detenidos saharauis (69 personas) fue presentado ante la Sala de lo Penal en el Tribunal de Apelación de El Aaiun el 11 de Noviembre de 2010, en donde seis de ellos fueron reenviados al Tribunal Militar Permanente de Rabat, bajo pretexto de falta de jurisdicción. Siete fueron puestos en libertad. Los 56 restantes fueron enviados a la prisión local (la Cárcel Negra) de El Aaiun.

El 12/11/2010, otros 36 detenidos, entre ellos una mujer, fue presentado ante la misma Sala, que decidió reenviarlos a todos a la cárcel. Más tarde, el mismo día otros cuatro detenidos fueron condenados a dos meses de prisión (actualmente ya cumplieron su pena, siendo liberados el 10 de Enero de 2011).

Las presentaciones ante los tribunales (primera instancia o apelación) han continuado sucediéndose. El número de personas seguidas por la Sala de lo Penal del Tribunal de Apelación es de 27, además de otras 7 personas seguidas por la misma Sala pero que se encuentran en libertad provisional. Por el momento, la cifra total de detenidos saharauis en la Prisión Negra de El Aaiun es de 132, entre los que se encuentran dos mujeres, además de la persona que se encuentra en el tercer hospital militar de El Aaiun. Otros veinte detenidos fueron trasladados al Tribunal Militar Permanente en Rabat, bajo pretexto de falta de jurisdicción, en donde el juez de instrucción les reenvió a todos a la prisión local de Salé / Marruecos. Según los testimonios de las familias de los detenidos en los dos centros penitenciarios (Prisión Negra de El Aaiun y Zaki de Salé / Marruecos) el periodo de detención (dos días según el Código Penal marroquí) no se tuvo en cuenta durante sus detenciones. Las familias no fueron informadas del lugar en donde se les mantenía detenidos. Algunos de ellos fueron llevados ante el Tribunal después de medianoche sin permitirles el derecho a un abogado antes de ser trasladados a la prisión, incluyendo aquéllos que fueron reenviados al juez de instrucción militar, muchos de los cuales desaparecieron desde la fecha de la detención hasta la visita de sus familiares el 24 de Noviembre de 2010, tras 16 días de detención. Durante este tiempo, la administración penitenciaria de El Aaiun declaró su total ignorancia de la existencia de todos los detenidos en sus dependencias.

En cuanto a las familias de los detenidos saharauis en la prisión local de Salé / Marruecos, no se les permitió visitar a sus parientes hasta el 03 de Diciembre de 2010, después de tres semanas de ser detenidos. Esto va totalmente en contra a todas las convenciones internacionales relativas al trato de los prisioneros, además de a las leyes que rigen las prisiones en Marruecos9.

5- La práctica de la tortura10 y de malos tratos11:

El Comité ha concluido, tras reunir testimonios de víctimas que fueron detenidas durante el desmantelamiento del campamento o durante los sucesos del 08 de Noviembre, así como el testimonio de los abogados que estuvieron presentes en los interrogatorios de algunos detenidos ante el juez de instrucción, además de los testimonios de familiares de los detenidos de la prisión local de Salé / Marruecos, que hay un nexo común entre todos ellos. Lo que les une es que todos fueron sometidos a las peores formas de tortura psicológica y física, y a un trato inhumano y degradante (descargas eléctricas, golpes, patadas, intimidación, insultos y difamación, vendaje de ojos, privación del sueño, arrojarles agua fría, violación y amenazas de violación...).

Después de tres días del comienzo de las detenciones, las autoridades marroquíes comenzaron a liberar, la mañana del Jueves 11/11/2010, a decenas de detenidos saharauis, de manera individual o en grupos, fundamentalmente mujeres y menores de edad. La cifra de personas liberadas es de 112. Todos se encontraban en mal estado debido a las graves torturas que sufrieron durante los interrogatorios. En este contexto, la madre del menor de edad "Hamza Shawaf" (14 años) declaró al Comité que su hijo fue detenido el Lunes 08 de Noviembre de 2010 por la tarde. Le vendaron los ojos y le esposaron. Después fue trasladado a la jefatura de la policía. Allí fue expuesto a diversas formas de tortura, sobre todo quemado con colillas de cigarros. Fue liberado la noche del 10 de Noviembre de 2010.

En su testimonio al Comité, uno de los abogados que asistieron con el primer y el segundo grupo de detenidos durante la introducción ante el juez de instrucción de la Sala de lo Penal del Tribunal de Apelación de El Aaiun, afirmó: «Todos los acusados afirmaron al juez que fueron sometidos a torturas psicológicas y físicas. Algunos dijeron que sufrieron amenazas de violación, y uno de ellos aseguró haber sido violado mediante una botella de soda. La mayor parte de ellos iban descalzos, desnudados como parte de las torturas, oliendo a orina, lo que hizo que el juez abriera las ventanas de la oficina».
De todo esto se deduce que las fuerzas de seguridad aprovecharon las condiciones del desmantelamiento y los sucesos de El Aaiun para practicar torturas, represalias, y otras formas de violencia, beneficiándose de la ausencia de responsabilidad y vigilancia, animados por el Estado y mediante campañas de odio y de chauvinismo llevadas a cabo por algunas asociaciones, partidos políticos y medios de comunicación marroquíes contra todo lo que sea saharaui12.

6) Los allanamientos13 en casas y daños a las propiedades privadas:

Los servicios de seguridad marroquíes comenzaron su campaña de secuestros contra activistas saharauis de derechos humanos con el asalto al domicilio de la familia "Salmani" en El Aaiun el 07 de Noviembre de 2010, el día antes del ataque al campamento, con la detención del activista "Asfari Naama". Durante el desmantelamiento del campamento por parte del ejército y los servicios de seguridad marroquíes, prendieron fuego a las haimas, a los coches de los insurgentes, sin mencionar de la destrucción de sus bienes y la confiscación de sus posesiones.

Después de recuperar el control sobre El Aaiun y Al Marsa, la tarde del 8 de Noviembre de 2010, el ejército y otros organismos de seguridad marroquíes, comenzaron a allanar decenas de casas saharauis, donde toda persona presente fue agredida verbal y físicamente, deteniendo a algunos de ellos y dañando numerosas propiedades, por no mencionar las campañas de saqueos de tiendas y de domicilios saharauis por parte de las fuerzas marroquíes y de colonos.

El señor "Nawf Babouzayd" (32 años) en su testimonio recogido por el Comité, relató el ataque al domicilio de su familia, situado en el barrio "Colomina", cerca de la mezquita "Abdul Aziz”: « Eran casi las 15 GMT del 8 de Noviembre de 2010. Estaba con mi hermano y mi madre en nuestra casa, cuando fuimos sorprendidos por golpes de pedradas en las ventanas. A continuación, algunos asaltantes se acercaron a la puerta de nuestra casa para intentar robar. Con la ayuda de mi hermano, pudimos resistir. Entonces uno de ellos alcanzó a mi hermano en la cabeza con un machete, provocándole heridas graves. Eran decenas de ciudadanos marroquíes apoyados por policías uniformados y equipados con cascos, pistolas, metralletas y granadas lacrimógenas. Destruyeron totalmente nuestra propiedad, robaron nuestro televisor, mi ordenador personal y otros equipos.»

Esta misma situación se dio en otras viviendas de vecinos saharauis, tales como el domicilio de la familia "Ahl Boda", que trataremos en nuestro anexo.

7) La persecución a militantes saharauis de derechos humanos:

La detención del militante saharaui de derechos humanos, el señor "Asfari Naama" en la casa de su amigo "Nasser Salmani", un día antes de los sucesos del 8 de Noviembre de 2010, fue la primera de una amplia campaña de secuestros y detenciones que tenían como objetivo a decenas de defensores de derechos humanos. Estas intervenciones se caracterizaron por lo siguiente:

+ Agresión verbal y física:

- El 8 de Noviembre de 2010, el activista de derechos humanos, el señor "Ibrahim Al Ansari" (miembro de la organización "Human Rights Watch" en Marruecos), fue víctima de agresiones verbales y físicas por parte de elementos de la policía en la calle.

- El 9 de Noviembre de 2010, una veintena de policías marroquíes allanaron la casa de un militante de derechos humanos, el señor "Dah Mustafa" (miembro de la Asociación Saharaui de Víctimas graves de violaciones de Derecho Humanos cometidas por el Estado Marroquí, ASVDH), en el barrio de "IRAK", en la ciudad de El Aaiun. Registraron la casa, destruyeron sus bienes, les insultaron, amenazaron e intimidaron a su esposa, la señora "Ghalia Djimi" (Vice-Presidente de la ASVDH), además de apuntar con las armas a los niños de esta familia.

+ Detención durante varios días:

- El 09 de Noviembre de 2010, la activista de derechos humanos " Leila Lili" fue detenida y trasladada a una comisaría de la policía, en donde fue sometida a malos tratos, tortura y humillación, antes de ser liberada el 10 de Noviembre de 2010.

- El 25 de Diciembre de 2010, fue el turno de la activista "Izana Amidane", que fue detenida en plena calle y trasladada a una comisaría de la gendarmería real, en la que sufrió malos tratos antes de ser liberada el 27 de Diciembre de 2010. Desde entonces, por decisión del Tribunal de Apelación, está en libertad provisional.
- El 26 de Diciembre de 2010, fueron arrestadas las activistas, "Mariam Alborhimi" y "Kulthum Labsir" en el aeropuerto Mohamed V en Casablanca, tras la vuelta de Sudáfrica, después de haber participado en la 17ª edición del Festival Internacional de la Juventud y de los Estudiantes. Fueron trasladadas a El Aaiun, donde pasaron dos días detenidas en el cuartel de la gendarmería real, padeciendo condiciones muy difíciles. Fueron liberadas el 28 de Diciembre de 2010. La señora "Mariam Alborhimi" quedó en libertad provisional por el Tribunal de Apelación de El Aaiun.

- El 04 de Enero de 2011, tuvo lugar la detención del activista de los derechos humanos, el señor "Hassana Aalaya", que pasó dos días en duras condiciones en el cuartel de la gendarmería real, antes de ser puesto en libertad provisional por el Tribunal de Apelación de El Aaiun, el 06 de Enero.

+ La prisión preventiva:

Tras el desmantelamiento del campamento, decenas de activistas saharauis de derechos humanos fueron víctimas de arrestos y fueron enviados al Tribunal de Apelación, que a su vez los envió a la prisión local de El Aaiun, y a otros al Tribunal Militar Permanente de Rabat, que reenvió a todos a la prisión local de Salé / Marruecos. Trataremos estos casos en detalle en el anexo.

8) Las restricciones de acceso a la información15, y la prohibición de observadores internacionales 16:

Unos días antes de la operación de asalto al campamento de Gdeim Izik, las autoridades marroquíes actuaron para impedir la entrada en El Aaiun a periodistas y muchos observadores internacionales. Parece que las autoridades marroquíes habían preparado una situación de apagón mediático para que el ataque quedara lejos de medios de comunicación y de observadores internacionales. Esto es lo que permitió que el ejército y la seguridad marroquí desmantelaran el campamento utilizando una fuerza excesiva, en ausencia de cualquier medio o testigo de este ataque atroz, que conllevó masivas violaciones de derechos humanos. Tras el asesinato del niño "Najem Garhi" perpetrado por la gendarmería el 24 de Octubre de 2010, las autoridades marroquíes pusieron en marcha procedimientos restrictivos parar impedir el acceso a la información. Comenzaron por prohibir a los periodistas y a los observadores internacionales, que venían de diferentes lugares, acceder a la zona, a fin de impedirles visitar el campamento y de ver de cerca la situación de los insurgentes saharauis. Esto se intensificó tras los sucesos de El Aaiun y de El Marsa. Citaremos los siguientes casos:

8 de Noviembre de 2010: La agresión al señor "John Thorne" corresponsal del diario de los Emiratos difundido en Abu Dhabi en Inglés (The National), acreditado en Rabat / Marruecos.

11 de Noviembre de 2010: Al señor "Peter Pokert"(investigador de Human Rights Watch), se le impidió embarcar en un avión en el aeropuerto Mohamed V en Casablanca, para coger un vuelo con destino a El Aaiun.

12 de Noviembre de 2010: Tres periodistas españoles, pertenecientes a la cadena "Ser" en español, fueron expulsados forzosamente de El Aaiun. Estos son: la señora "Angels Barceló" (Directora del programa "Hora 25"), el señor "Castellano" y su ayudante, el señor "Ángel Cabrera”.

- La prohibición de embarcar en un avión dirección El Aaiun / Sahara Occidental en el aeropuerto Mohamed V en Casablanca / Marruecos a un periodista marroquí del diario español "El Mundo", el señor "Ali Lmrabet".

- La detención de dos médicos belgas, "Marie Jean Widar" y "Anne Coler" en El Aaiun, y su expulsión hacia la ciudad de Agadir / Marruecos a bordo de un coche alquilado especialmente por la policía marroquí, como preludio a su deportación directa a Bélgica.
13 de Noviembre de 2010: La prohibición de bajar del avión en el aeropuerto de El Aaiun a un miembro del parlamento alemán, el señor "Sevim Dakdlen".

14 de Noviembre de 2010: El ministerio del Interior marroquí publicó una declaración anunciando la expulsión de cuatro observadores internacionales de El Aaiun, y que se presenten a las autoridades marroquíes lo antes posible. Se trata de: el señor "Javier Sopeña Arias" la señorita "Silvia García Díaz " y la señorita "Isabel Terraza Rebollo" (nacionalidad española) y el señor "Antonio Velázquez" (nacionalidad mejicana).
17 de Noviembre de 2010: La expulsión de la activista española "Isabel Terraza Rebollo" y el activista mejicano "Antonio Velázquez" de El Aaiun a las Islas Canarias.

- Cuatro periodistas españoles del la cadena " Antena 3", fueron expulsados. Son los siguientes: el señor "Iván López, el señor" Ángel Cristo", la señora " Nuria Álvarez", y el realizador don " Manuel Bello".

18 de Noviembre de 2010: Al corresponsal Belga de la radio y la televisión belga (RTBF) y del periódico belga "Le Soir" don "Guillaume Punto" le fue prohibido, en el aeropuerto Mohammed V de Casablanca / Marruecos, subir a un avión con dirección El Aaiun / Sahara Occidental.

20 de Noviembre de 2010: Al miembro del parlamento sueco, el señor "Jonas Shostid" se le impidió embarcar en un avión en dirección a El Aaiun en el aeropuerto Mohammed V de Casablanca / Marruecos.

28 de Noviembre de 2010: Al periodista danés "Mads Essus" se le impidió viajar a El Aaiun en avión en el aeropuerto de Menara en Marrakech / Marruecos, donde fue deportado a Francia, tras ser sometido a interrogatorio por los servicios de seguridad marroquí, los cuales confiscaron su ordenador personal.

1 de Diciembre de 2010: La expulsión de la periodista española "Anna Romero", corresponsal del periódico español "El Mundo" de la ciudad de El Aaiun.

5 de Diciembre de 2010: A las abogadas españolas doña "Ines Miranda" y "Lola Travieso" se les impidió bajar del avión en el aeropuerto de El Aaiun / Sahara Occidental.

11 de Diciembre de 2010: A 25 activistas y observadores internacionales españoles se les impidió bajar del barco en el que llegaron desde Las Palmas de Gran Canarias a la ciudad de Al Marsa (25km al suroeste de El Aaiun).

12 de Diciembre de 2010: La expulsión de dos activistas españoles de la casa del activista de derechos humanos don" Mustafa Dah" (miembro de la ASVDH), momento en el que su esposa, la activista doña "Ghalia Djimi" recibió amenazas relacionadas con la presencia de observadores internacionales en su casa.
8 de Enero de 2011: La expulsión de tres observadoras internacionales de El Aaiun, que son: las españolas "Covadonga Canteli" y "Elena Pollán González", y la argentina "Emilce Farías". Fueron expulsadas a la ciudad de Marrakech, y de ahí a España.

10 de Enero de 2011: Al noruego don "Itstimo Trikva" se le impidió visitar y encontrarse con algunas familias de víctimas y de detenidos después del desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik en El Aaiun.

IV: Conclusiones:

- El éxodo masivo de saharauis al desierto, fuera de las órbitas urbanas, y la formación de campamentos es el mecanismo de protesta resultado de tres décadas de política marroquí basada en darle prioridad a la seguridad en lugar de desarrollar fórmulas que respondan a las necesidades de la población saharaui y que cumplan con las convenciones internacionales sobre las riquezas del territorio.

- El Estado marroquí es completamente responsable de las causas y consecuencias de la formación del campamento. Asimismo, es también responsable de las graves violaciones de derechos humanos que han tenido lugar antes, durante y después del desmantelamiento, tanto en el campamento como en El Aaiun y Al Marsa.

- La manera en la que desmantelaron el campamento (el factor sorpresa, el uso excesivo de la fuerza y la utilización de munición real), la hora de la intervención (6h de la mañana), el no dar tiempo suficiente a los insurgentes para evacuar tras el aviso (unos 10 minutos antes del asalto) y los comunicados anteriores del Ministerio del Interior marroquí, demuestra que las autoridades marroquíes tenían la intención de atacar y usar la violencia, en una clara violación de todas las leyes, y que el aviso que dieron fue tan solo una máscara para cubrirse las espaldas en cuanto al respeto a los términos del procedimiento de la resolución de la protesta.

- Según el testimonio de un gran número de insurgentes, los diferentes comités de gestión del campamento contaban con la legitimidad, la satisfacción y el consenso de todos los manifestantes. Los miembros del comité de diálogo negociaron en varias rondas con las autoridades marroquíes en buenas condiciones. Los resultados fueron generalmente satisfactorios para todos los insurgentes. Aunque el Estado marroquí reconoció la legitimidad de las demandas de los insurgentes y su buena organización, las autoridades marroquíes difundieron diferentes rumores falsos sobre los comités del campamento tras el desmantelamiento.

- Contrariamente a las alegaciones marroquíes, que niegan la participación del ejército en las intervenciones durante y después del campamento, éste


_______
1- Artículo 73 (Carta de las Naciones Unidas): Los Miembros de las Naciones Unidas que tengan o asuman la responsabilidad de administrar territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio, reconocen el principio de que los intereses de los habitantes de esos territorios están por encima de todo, aceptan como un encargo sagrado la obligación de promover en todo lo posible, dentro del s i s tema de paz y de seguridad internacionales establecido por esta Carta , el bienestar de los habitantes de esos territorio.
- Artículo 74 (Carta de las Naciones Unidas): Los Miembros de las Naciones Unidas convienen igualmente en que su política con respecto a los territorios a que s e refiere este Capitulo, no menos que con respecto a sus territorios metropolitanos, deberá fundarse en el principio general de la buena vecindad, teniendo debidamente en cuenta los intereses y el bienestar del resto del mundo en cuestiones de carácter social, económico y comercial.
2- Artículo 4 (Convención de Ginebra relativa a la protección de personas civiles en tiempos de guerra): El presente Convenio protege a las personas que, en cualquier momento y de la manera que sea, estén, en caso de conflicto o de ocupación, en poder de una Parte en conflicto o de una Potencia ocupante de la cual no sean súbditas.
_______
3- Extracto de la declaración del Comité de diálogo publicada el 2 de Noviembre a este respecto: «... tras una serie de reuniones en las que participamos los representantes de todos los manifestantes saharauis del campamento de Gdeim Izik y los gobernadores del ministerio del Interior, se ha acordado proceder a real i zar un censo de la población del campamento como base de un acuerdo para responder a las necesidades de los manifestantes. Durante la realización del censo, que sería la base del acuerdo, nos hemos sorprendido a través de los medios de comunicación, sin coordinación previa con nosotros, en donde afirman la puesta en marcha de la distribución de ayudas para las viudas y la distribución de las cartas de promoción nacional a personas que no tengan relación alguna con el campamento, en presencia de autoridades, algunos funcionarios electos y líderes tribales , bajo una gran cobertura mediática en un espectáculo prefabricado en los bastidores de la Wi laya de El Aaiun para comercial i zar soluciones imparciales desprovistas de legitimidad y de credibilidad. "
_______
5- Artículo 6 del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos:
1 - 1. El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente.
_______
6- El artículo 9 del Pacto Internacional relativo a los derechos civiles y políticos:
1. Todo individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal. Nadie podrá ser sometido a detención o prisión arbitrarias. Nadie podrá ser privado de su libertad, salvo por las causas fijadas por ley y con arreglo al procedimiento establecido en esta.
_______
7- Artículo 9 del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos:
2. Toda persona detenida será informada, en el momento de su detención, de las razones de la misma, y notificada, sin demora, de la acusación formulada contra ella.
3. Toda persona detenida o presa a causa de una infracción penal será llevada sin demora ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales, y tendrá derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad. La prisión preventiva de las personas que hayan de ser juzgadas no debe ser la regla general, pero su libertad podrá estar subordinada a garantías que aseguren la comparecencia del acusado en el acto del juicio, o en cualquier otro momento de las diligencias procesales y, en su caso, para la ejecución del fallo.
4. Toda persona que sea privada de libertad en virtud de detención o prisión tendrá derecho a recurrir ante un tribunal, a fin de que éste decida a la brevedad posible sobre la legalidad de su prisión y ordene su libertad si la prisión fuera ilegal.
5. Toda persona que haya sido ilegalmente detenida o presa, tendrá el derecho efectivo a obtener reparación.
_______
8- El artículo 37 de las reglas mínimas para el tratamiento de reclusos: Los reclusos estarán autorizados para comunicarse periódicamente, bajo la debida vigilancia, con su familia y con amigos de buena reputación, tanto por correspondencia como mediante visita.
9- El artículo 75 de la ley marroquí que rige las prisiones 23/98: los reclusos tienen el derecho de recibir a familiares y a sus padres.
10- El artículo 7 del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido sin su libre consentimiento a experimentos médicos o científicos.
11- El artículo 1 de la Convención contra la tortura y otras penas y tratos crueles, inhumanos o degradantes:
1 - A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término "tortura" todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas.

_______
12Según el artículo dos de la Convención contra la tortura y otras penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes:
Artículo 2:
1. Todo Estado Parte tomará medidas legislativas, administrativas, judiciales o de otra índole eficaces para impedir los actos de tortura en todo territorio que esté bajo su jurisdicción.
2. En ningún caso podrán invocarse circunstancias excepcionales tales como estado de guerra o amenaza de guerra, inestabilidad política interna o cualquier otra emergencia pública como justificación de la tortura.
3. No podrá invocarse una orden de un funcionario superior o de una autoridad pública como justificación de la tortura.
_______
13 Artículo 17 del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos:
1. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación.
2. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos ataques.
_______
14Artículo 19 de la Declaración Universal de los derechos humanos: «Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. »
Artículo 19 del Pacto Internacional relativo a los derechos civiles y políticos:
2. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.
15Artículo 12 del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos:
1 Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tendrá derecho a circular libremente por él y a escoger libremente en él su residencia.
2. Toda persona tendrá derecho a salir libremente de cualquier país, incluso del propio.
3. Los derechos antes mencionados no podrán ser objeto de restricciones salvo cuando éstas se hallen previstas en la ley, sean necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de terceros, y sean compatibles con los demás derechos reconocidos en el presente Pacto.








FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL

Publicado en: 2011-02-24 (675 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Fundacion Sahara Occidental


Con la colaboración de: 

Fundacion Sahara Occidental Fundacion Sahara Occidental

 FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL


Creative 		                      Commons License
Los contenidos de esta web están sujetos a una licencia de Creative Commons.
Página Generada en: 0.02 Segundos